Blog

02

Mar

Recomendaciones para pacientes con dermatitis atópica

La dermatitis atópica es una enfermedad cutánea inflamatoria frecuente, caracterizada por la piel seca y el picor. Aunque tiene un origen multifactorial, se sabe que ciertos factores pueden ser perjudiciales para los pacientes con esta enfermedad, influyendo en la aparición de brotes de lesiones o en el empeoramiento de las previamente existentes. Para mantener estos factores a raya, las siguientes recomendaciones nos serán de utilidad:

1. Los cambios bruscos de temperatura, el exceso de calor y los ambientes secos pueden empeorar la dermatitis atópica. En casa, deberemos ventilar bien las habitaciones e intentar que la temperatura ambiente esté en torno a los 20-22ºC.

2. La sudoración también es un factor perjudicial en el control de la dermatitis atópica. En verano, optaremos por el uso de ropa ligera y transpirable de tejidos naturales. En invierno, deberemos evitar abrigarnos en exceso.

3. Las prendas sintéticas o de lana pueden resultar irritantes para algunos pacientes con dermatitis atópica. Es preferible el uso de prendas suaves de tejidos ligeros como el algodón. En cuanto al calzado, idealmente usaremos zapatos de cuero o tela con calcetines de hilo o de algodón.

4. Para el lavado de la ropa, se recomienda usar jabones no detergentes o detergentes suaves. Un aclarado extra nos puede ayudar a eliminar los restos de estos productos. Los suavizantes perfumados pueden provocar irritación, y en esos casos será adecuado reducir su uso o evitarlos.

5. Para la higiene diaria deberemos evitar los jabones irritantes, y optaremos en su lugar por productos syndet, oleogeles o jabones de aceite de pH ácido.

Las duchas o baños deberán ser cortos y con agua templada. Algunos productos para baños como los polvos de avena pueden ayudar a calmar el picor.

6. Tras la ducha diaria deberemos secarnos a toques con la toalla, sin frotar y, sobre la piel todavía húmeda, aplicaremos crema hidratante adecuada para pieles atópicas o vaselina.

7. Mantener la piel hidratada es fundamental para el control de la dermatitis atópica. Aplicaremos siempre cremas hidratantes adecuadas o vaselina después del baño, y las reaplicaremos a lo largo del día si fuese necesario. Sin embargo, evitaremos usar estos productos sobre la piel dañada y con eccema activo.

8. La exposición al sol con fotoprotección adecuada puede ser beneficiosa, dado que la radiación ultravioleta puede mejorar los síntomas. Siempre deberemos evitar las quemaduras solares.

9. En general, a menos que presentemos muchas lesiones o un brote extenso, podremos bañarnos en el mar o la piscina. No deberemos olvidar las medidas de fotoprotección generales.

10. La relación entre los alimentos y el desarrollo de la dermatitis atópica es controvertida, y por ello no se recomiendan las dietas restrictivas ni existen alimentos contraindicados de forma general: se puede comer de todo.

Si observases un empeoramiento tras consumir algún alimento concreto, consulta a tu dermatólogo.

    ¿Quieres recibir las últimas novedades?


    Acepto las condiciones legales (ver).

    0 Comment

    Leave a Reply

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *