Blog

18

Abr

¿Qué es la psoriasis? Te damos respuesta a todas tus dudas

En este artículo, queremos darte toda la información que necesitas acerca de la psoriasis. Seguramente son muchas las dudas que has tenido sobre esta enfermedad, así que esperamos darte respuesta a todas ellas.

¡Allá vamos!

¿Qué es la psoriasis?

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel que no tiene cura definitiva. Sin embargo, existen actualmente una gran variedad de terapias que reducen sus efectos de forma notable. Es una enfermedad que evoluciona por brotes. En ocasiones desaparece durante años o para siempre. En otras ocasiones aparece de forma periódica en las mismas zonas corporales o en otras nuevas. El estrés físico o emocional puede precipitar o empeorar los brotes.

¿Es contagiosa?

No, pero tiene un importante componente hereditario. Uno de cada tres pacientes con psoriasis tiene algún familiar con la misma enfermedad.

¿Es muy frecuente?

En un estudio realizado en España en el año 2000 y publicado en 2001 llamado EPIDERMA, se encontró que 1.4% de la población tenía psoriasis. Es decir, si somos 46.6 millones hay unos 652.400 psoriásicos en nuestro país. En otro estudio publicado en 2008, realizado sobre 3320 pacientes españoles, descubrieron que un 13% de los pacientes afectados de psoriasis presentaban afectación articular.

¿Cómo se inicia la enfermedad?

La psoriasis es una enfermedad autoinmune. El propio cuerpo se defiende de su piel como si fuera extraña, produciendo lesiones rojas descamativas que se agrietan, duelen y pican. La causa principal de la enfermedad es una activación excesiva de los linfocitos T, células de la sangre para defender el cuerpo contra las infecciones. Esta activación produce un aumento del diámetro de los vasos sanguíneos de la piel (vasodilatación), lo que se manifiesta con el típico color rojo de las lesiones. Además el recambio celular normal está acelerado (pasa de 30 días en condiciones normales a 5 días en la psoriasis) por lo que se acumulan las escamas.

¿La psoriasis cutánea siempre se manifiesta de la misma forma?

Existen distintos tipos de psoriasis cutánea.

La más frecuente es la psoriasis en placas. Se caracteriza por placas rojas en la piel de distinto tamaño que generalmente pican y producen muchas escamas blancas en su superficie. El tamaño de las placas es variable, desde pocos milímetros a varios centímetros. Estas placas suelen localizarse principalmente en los codos, las rodillas, la zona lumbar y el cuero cabelludo.

Imagen de psoriasis en placas localizada en codo

La psoriasis también puede aparecer en los “grandes pliegues” del cuerpo (axilas, ingles o bajo el pecho) y en esos casos la denominamos psoriasis invertida.

Cuando la psoriasis afecta a a las palmas de las manos y a las plantas de los pies, las lesiones son algo distintas ya que son zonas que están sometidas a roces por lo que la piel se fisura con mayor facilidad y duele. Se llama psoriasis palmoplantar.

La psoriasis con frecuencia aparece en las uñas, también llamada psoriasis ungueal. Se manifiesta de distintas formas: depresiones puntiformes, cambios de coloración, despegamiento del lecho ungueal o el engrosamiento de toda la uña.

Imagen de uñas afectadas por psoriasis ungueal

¿La psoriasis sólo afecta a la piel?

La psoriasis no es sólo un problema de piel, es una enfermedad sistémica que puede desencadenar en otros problemas de salud. En los últimos años se ha demostrado que la psoriasis moderada o grave se asocia a otras amenazas como la dislipemia (elevación de los niveles de grasas en sangre, colesterol y triglicéridos), la diabetes (aumento de los niveles de glucosa en la sangre) o la hipertensión arterial. A estas amenazas las denominamos: comorbilidades de la psoriasis. Y su mayor peligro es que aumentan el riesgo de sufrir un infarto de miocardio.

La patología no cutánea más frecuente asociada a la psoriasis es la artritis psoriásica, una enfermedad de las articulaciones que produce dolor, inflamación y dificultad de movimiento de las mismas.

¿Qué es la artritis psoriásica?

La artritis psoriásica es una enfermedad inflamatoria crónica de las articulaciones. Las articulaciones se inflaman, duelen y puede aparecer dificultad de movimiento. Si la inflamación no se trata precozmente existe la posibilidad de daño permanente en la articulación produciendo deformidad y dificultad de movimiento de la misma.

¿Todas las personas que tienen psoriasis tendrán artritis psoriásica?

No, sólo un 15% de las personas que tienen psoriasis cutánea desarrollan artritis psoriásica en algún momento de su vida. El diagnóstico precoz de la artritis psoriásica es fundamental para detener la evolución de la enfermedad y el daño articular irreversible. Por este motivo, si una persona tiene psoriasis y presenta dolor articular debe acudir a su dermatólogo o reumatólogo para tratarla lo antes posible.

¿Cuáles son los síntomas de la artritis psoriásica?

El inicio de la enfermedad es lento e insidioso. Los síntomas articulares son similares a los de cualquier tipo de artritis: entumecimiento matutino, dificultad para abrir y cerrar las manos, dolor con la movilidad de las articulaciones y rigidez de más de una hora de duración. Posteriormente los síntomas mejoran a los largo del día. Otra manifestación típica es el dolor en los talones al apoyar el pie al levantarse por la mañana. Si la artritis psoriásica aparece en la columna y la cadera puede aparecer dolor lumbar nocturno que mejora al levantarse y caminar.

¿Cómo se debe cuidar la piel una persona con psoriasis?

Las lesiones de psoriasis aparecen o empeoran cuando la piel está seca, por lo que resulta imprescindible el uso de geles suaves, sin detergentes así como cremas hidratantes diariamente después de la ducha. Si se está utilizando algún medicamento tópico, éste se debe aplicar con la piel limpia y seca y al menos 15 minutos antes de la crema hidratante para dar tiempo a su absorción.

La exposición al sol sin excesos y la humedad ambiental generalmente mejoran las lesiones cutáneas de psoriasis por lo que se recomiendan visitas regulares a la playa siempre que sea posible.

Cuando el cuero cabelludo está afectado es importante utilizar tratamientos médicos tópicos adecuados y combinarlos con champús de tratamiento de forma preventiva.

¿Cómo aliviar el picor y el dolor?

El picor es un síntoma que aparece hasta en el 60% de los pacientes con psoriasis. Este picor y el consiguiente rascado pueden producir dolor y empeoramiento de las lesiones.

Si el paciente siente picor, recomendamos:

  • Aplicar un paño húmedo sobre la placa de psoriasis para hidratar la piel y a continuación aplicar vaselina.
  • Evitar frotar o rascar las placas para no empeorar la inflamación. La piel con psoriasis se debe tratar con mucho cuidado.
  • No arrancar las escamas blancas, es mejor dejar que se desprendan por sí mismas gradualmente mientras la piel se va recuperando.

¿La psoriasis puede afectar al estado de ánimo?

La psoriasis es una enfermedad que va más allá de la piel. Según varios estudios clínicos, sabemos que entre un 32% y un 60% de los pacientes con psoriasis moderada o severa padece ansiedad o depresión. Al afectar al órgano más visible del cuerpo: la piel, es frecuente la aparición de distintas alteraciones psicológicas como la depresión, la falta de autoestima, la inseguridad, el rechazo laboral y social, estados de ira y problemas para mantener relaciones sexuales.

Por todo eso, los dermatólogos muchas veces aconsejamos al paciente que solicite ayuda profesional para tratar o prevenir los posibles problemas psicológicos asociados a la psoriasis.

¿Cómo se trata la psoriasis?

Te damos respuesta en el artículo que hemos creado sobre tratamientos para la psoriasis.

Si aún te quedan dudas por resolver, no dudes en compartirlas con todos en los comentarios o escríbenos directamente a través de nuestro formulario de contacto.

¿Quieres recibir las últimas novedades?


Acepto las condiciones legales (ver).