Blog

19

Feb

¿Tengo la piel sensible?

¿Por qué tengo la «piel sensible»? Es una pregunta muy habitual en nuestras consultas de dermatología. El paciente acude molesto y preocupado porque en los últimos meses notan que su piel ha cambiado. Con frecuencia la piel se pone roja, salen ronchas o granitos y sobre todo notan una sensación de sequedad o tirantez muy incómoda. Esta situación puede ser continua o aparecer de forma ocasional con cierta frecuencia asociada o no a distintas circunstancias como estrés, contaminación, cambio de clima o el uso de ciertos cosméticos.

Si nos basamos en las consultas dermatológicas diarias podríamos decir que la piel sensible es un problema que ha aumentado en los últimos años. Pero, ¿qué es la piel sensible? y ¿por qué ocurre?

La piel sensible no se trata de una enfermedad de la piel en sí misma sino que es un síntoma de diferentes problemas cutáneos. Por lo tanto sus causas son diversas.

Existen cuatro tipos de piel sensible:

1. Piel sensible con tendencia a couperosis: se trata de una piel con tendencia a dilatación vascular (“venitas rojas”), episodios de Flushing (enrojecimientos bruscos pasajeros) y pápulas rojas (granitos rojos inflamados). En estos casos la piel sensible empeora con la exposición solar, las temperaturas elevadas, el consumo de alcohol o alimentos picantes.

2. Piel sensible asociada a Dermatitis Seborreica: existe una descamación casi imperceptible y rojeces con predilección por la región perioral, la zona de las cejas y linea de implantación capilar. En ocasiones también se observan alteraciones similares en el cuero cabelludo, produciendo “caspa” o en el conducto auditivo externo, favoreciendo la aparición de “tapones en los oídos”.

3. Piel sensible sobre piel seca o dermatitis atópica: aparece una descamación diferente a la anterior. Al tacto la piel está “rasposa” y con frecuencia se pone roja, sobretodo en los labios, las mejillas y la frente. En estos casos, cualquier crema hidratante que se aplique parece insuficiente.

4. Piel sensible relacionada con el uso de cosméticos: es la llamada dermatitis de contacto irritativa o alérgica. La causa del problema es el uso de cosméticos que producen irritación o alergia a ciertas personas.

Dermatitis atópica facial
Dermatitis atópica facial

¿Cómo se cuida una piel sensible?

Esto depende del tipo de piel sensible que estemos hablando. Para reconocerlo es necesario acudir al dermatólogo para que éste realice un análisis individualizado de nuestra piel basada en la la historia clínica y la exploración física. De esta manera, el dermatólogo podrá aconsejar en el cuidado y tratamiento específicos necesarios.

Si hay dudas, previamente a la visita con el dermatólogo, se recomienda utilizar cosméticos que no contengan principios activos de tratamiento, fragancias, conservantes ni colorantes. Por suerte, hoy en día podemos encontrarlos sin mucha dificultad.

Dra. Virginia Sánchez García

¿Quieres recibir las últimas novedades?


Acepto las condiciones legales (ver).